Si te ves desorientado por el bombardeo de información contradictoria sobre medidas del estilo de vida...

Si estás asustado porque no sabes lo que debes hacer y lo que no en tu nueva situación cardiológica...

Si estás preocupado porque no sabes si tu régimen deportivo es adecuado con tu cardiopatía...

Si estás confuso con respecto a los riesgos y beneficios de tu nuevo tratamiento farmacológico...

Elige el tipo de servicio que mejor se adapta a tus necesidades y juntos vamos a encontrar la solución a tu problema

Campo obligatorio

¿Cómo te llamas?
Dirección de email (no se hace pública)
Elige un encabezamiento para tu testimonio
0 characters out of 250¿Qué experiencia has tenido conmigo?
rating fields
Puntúa tu experiencia conmigo

Cardiología clínica

Como cardiólogo clínico estoy muy habituado a la valoración de pacientes ambulatorios que consultan por síntomas como...

  • dolor torácico,
  • disnea o falta de aire,
  • fatiga inusual,
  • palpitaciones y
  • mareos o pérdidas de conocimiento.

...y a hacer el seguimiento de las principales cardiopatías crónicas:

  • Angina de pecho e infarto de miocardio.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Fibrilación auricular y otras arritmias comunes.
  • Valvulopatías.
  • Pericarditis.
  • Miocardiopatías
  • Etc.

Considero que para atenderte bien, además de los conocimientos propios de la especialidad, es imprescindible dedicarle el tiempo necesario a la consulta y explorar tus expectativas.

Cardiología deportiva

La cardiología deportiva es una rama de la cardiología clínica, especialmente sensible a las necesidades de los deportistas y los individuos más activos y abarca 3 grandes escenarios:

Screening cardiovascular deportivo:

El screening o valoración cardiovascular previa a la participación en deportes organizados y programas de ejercicio regular tiene como objetivo identificar a los deportistas con dolencias cardiológicas que suponen una condición de riesgo para presentar complicaciones cardiovasculares. De esta manera se pueden poner las medidas preventivas necesarias a tiempo.

Y aquí hay que ser cautelosos. Las diferencias entre los cambios fisiológicos de la adaptación al deporte y las alteraciones propias de  algunas cardiopatías, no siempre son evidentes, y hace falta un ojo entrenado.

Determinación de la aptitud deportiva:

Los deportistas de competición y federados a los que se les detecta alguna cardiopatía se enfrentan a la dura tarea de reconsiderar sus aspiraciones competitivas.

Para ello es imprescindible la asesoría de una figura experta que sepa trasladar la información necesaria y acompañar al deportista durante todo el proceso.

El resultado es una decisión consensuada, consciente y adaptada a los valores y la idiosincrasia del paciente.

Consejo cardiológico deportivo

Incluso en los casos en que no sea buena idea continuar bajo las exigencias del deporte de competición, siempre existe un amplio margen para adaptar a actividad deportiva a la nueva situación cardiológica.

Dr. ¿Hasta donde puedo llegar?

Esta pregunta condensa la esencia de la cardiología deportiva, y para darle la mejor respuesta hace falta conocer:

  • Las características de cada deporte y las demandas que impone en el aparato cardiovascular.
  • Las limitaciones y riesgos que suponen las distintas cardiopatías.
  • La peculiaridades y las necesidades subjetivas de cada individuo.

Solo así puede dar con la mejor forma de adaptar la actividad deportiva al nuevo deportista.

Algunos casos reales de cardiología deportiva:

Rehabilitación cardíaca

Hace ya más de medio siglo la OMS definió la rehabilitación cardiaca como...

"la suma de las actividades necesarias para influir favorablemente en la causa fundamental de la enfermedad, y para procurar las mejores condiciones físicas, mentales y sociales, de forma que el paciente pueda, por sus propios medios, retomar o preservar un lugar en la comunidad tan normal como sea posible”.

OMS 1964

La rehabilitación cardíaca es un programa hecho a medida, en el que participan distintos profesionales y que combina

  • una valoración cardiológica especializada,
  • ejercicio físico individualizado y supervisado,
  • apoyo psicológico y
  • educación sobre la enfermedad y las medidas del estilo de vida.

Este tipo de programas han demostrado reducir la mortalidad, la recurrencia de infartos y la calidad de vida en los pacientes con cardiopatías. Por eso, las grandes sociedades científicas le dan a la rehabilitación cardiaca el nivel más alto de recomendación y respaldo científico.

Los pacientes que se pueden beneficiar de la rehabilitación cardiaca son:

  • Pacientes que han sido diagnosticados de un infarto agudo de miocardio o angina de pecho.
  • Pacientes que han sido sometidos a un cateterismo terapéutico.
  • Pacientes sometidos a una cirugía cardiaca.
  • Pacientes con insuficiencia cardíaca.
  • Pacientes con hipertensión pulmonar.
  • Pacientes con claudicación intermitente o arteriopatía periférica.
  • Pacientes con múltiples factores de riesgo cardiovascular (diabetes, dislipemia, hipertensión, obesidad, sedentarismo, tabaquismo...).

El paciente que completa un programa de rehabilitación cardiaca es un paciente que está en los objetivos de control, que toma bien la medicación y que cumple con las medidas del estilo de vida. Un paciente que conoce su patología y que está implicado en el autocuidado. En definitiva, un paciente empoderado y seguro de si mismo.

Telecardiología

La demanda creciente de pacientes que consultan desde otras comunidades y países y las posibilidades que ofrecen las telecomunicaciones, me han dejado sin excusas para ofrecer la posibilidad de hacer las consultas de forma telemática.

Si te interesa, hazme llegar tu consulta y tus datos a través del formulario y me pondré en contacto contigo.

* Nota: Este canal está exclusivamente reservado para el intercambio de información con los pacientes que quieren una consulta o tienen dudas de como formalizarla. Por una cuestión de tiempo, no me veo capaz de contestar a cuestiones personales de carácter médico o de otra índole, que se me plantean a menudo a través del correo.